25 de abril de 2016

Leyendo a los Testigos - Parte 2: Explorando la Verdad Sobre Dios

(Este post es el segundo de la serie Leyendo a los Testigos. Puedes encontrar la primera parte aquí, la tercera parte aquí, la cuarta parte aquí y la quinta parte aquí) 

En el post anterior, emprendimos un nuevo proyecto: conocer las enseñanzas de los Testigos de Jehová a través de uno de sus libros, titulado ¿Qué enseña realmente la Biblia? En la primera parte de la serie, revisamos el prólogo del libro para introducirnos en su contenido. En esta ocasión, pasaremos a examinar el primer capítulo, que se centra en el carácter y el nombre de Dios. Recuerden que pueden descargar o leer el libro en línea en esta dirección.

Debido a lo extenso que resulta poner juntos el resumen y los comentarios de este capítulo, dejaré el estudio separado en dos posts. En esta primera parte, revisaremos el resumen del capítulo y destacaremos los puntos positivos de la enseñanza de los Testigos, mientras que la segunda parte corresponderá a los comentarios críticos de esta sección del libro.

Capítulo 1: ¿Cuál es la verdad acerca de Dios? (pp. 8-17)


Este capítulo comienza reflexionando sobre la curiosidad típica de los niños. Los Testigos señalan que mientras los pequeños hacen muchas preguntas, los adultos cada vez preguntan menos, y de hecho, dejan de hacer las preguntas más importantes (p. 8). A pesar de que muchos piensan que estos temas son demasiado complejos o que explorarlos sólo es una tarea para los maestros religiosos, los Testigos invitan al lector a que se haga estas preguntas y busque con perseverancia las respuestas. Ellos insisten en que estas respuestas existen y están al alcance de todos; las personas pueden encontrarlas en la Biblia y en realidad no son complicadas (p. 9).

La primera pregunta que ellos nos invitan a considerar es si Dios es indiferente o insensible frente a nuestros problemas humanos. Desde la perspectiva de muchas personas así es, pero a través de citas como Santiago 1:13 o Job 34:10-12, los Testigos buscan mostrar que Dios no es el causante de la maldad en el mundo, sino que sólo la permite por razones que Él conoce (p. 10). Para mayor información sobre estas razones, ellos dirigen al lector al capítulo 11, pero insisten en que podemos tener confianza en la buena voluntad de Dios, quien nos ha dado Sus promesas de restauración. El carácter de Dios es perfecto y santo, así que Él se encargará de quitar la maldad (y el sufrimiento que la maldad ha provocado) a su tiempo (p. 11).

Una segunda pregunta para reflexionar es cómo reacciona Dios o qué actitud tiene frente a los sufrimientos. Los Testigos responden a través del Salmo 37:28 que Dios se interesa profundamente en la situación del mundo, si las cosas están bien o mal. Él detesta el mal, y se compadece de los que sufren (pp. 11-12). Ellos indican que otra razón para creer que esto es así es el hecho de que las personas tenemos buenas cualidades, las cuales heredamos de Dios al ser creados a Su imagen (Génesis 1:26). Por lo tanto, nuestra capacidad de compadecernos y amar a otros son reflejo de la compasión y amor de Dios. Debido a estas buenas cualidades, podemos confiar en que Dios quiere eliminar los problemas del mundo y lo hará (p. 12).

Los Testigos luego pasan al tema de cómo podemos conocer a Dios. Lo primero que ellos destacan es que, de la misma forma en que las personas se presentan utilizando sus nombres, Dios también tiene un nombre por medio del cual desea ser conocido: Jehová. Ellos consideran que éste es el nombre legítimo de Dios, ya que "Dios" o "Señor" sólo son títulos, como "rey" o "presidente" (p. 13). También invitan al lector a revisar el apéndice del libro, el cual tiene una sección dedicada al nombre de Dios que explica cosas como la razón por la cual este nombre no aparece en algunas Biblias (pp. 195-197). Los Testigos señalan que el nombre de Dios es muy significativo, pues revela Su carácter y Su poder. En la sección relacionada del apéndice, ellos sostienen que una buena traducción para Jehová es "Yo llegaré a ser lo que Yo quiera", mostrando que Él tiene el poder de ser lo que haga falta para cumplir Sus propósitos (p. 197). Volviendo al capítulo, ellos también ven en los títulos "Altísimo", "Todopoderoso", "Rey de la eternidad" y "Creador" que son asociados al nombre de Dios un reflejo de quien es Él (p. 15).

El libro continúa reflexionando en que algunas personas pueden sentirse intimidadas por las características grandiosas de Dios, y pensar que no es posible acercarse a Él. Sin embargo, haciendo referencia al pasaje de Hechos 17:27, los Testigos señalan que Dios no está lejano de los seres humanos (p. 15), y que al aprender de la Biblia, las personas pueden conocerlo y sentirse más cerca de Él (p. 16). El capítulo termina nuevamente incentivando al lector a seguir estudiando la Biblia para conocer más a Dios.


Lo bueno


Al igual que en el caso del prólogo, existen varios puntos positivos que pueden destacarse en este capítulo. En primer lugar, los Testigos subrayan correctamente la importancia de hacer preguntas para crecer en entendimiento, especialmente las más profundas (pp. 8-9). Ellos también abordan de buena manera uno de los problemas más clásicos del teísmo: Si Dios es bueno y omnipotente, ¿por qué suceden cosas malas? (pp. 10-11) Su respuesta es compartida por la gran mayoría de los cristianos: Dios tiene razones suficientes para permitir lo malo, y este problema será solucionado definitivamente al final de los tiempos.

Los Testigos también están en lo correcto al afirmar el interés de Dios por la justicia, Su compasión por las personas y Su amor (pp. 11-12), y puede rescatarse totalmente la idea final del capítulo, acerca de la importancia de examinar y estudiar la Biblia para poder conocer a Dios y cultivar una amistad con Él (p. 17)


Al terminar esta parte, podemos concluir que la enseñanza de los Testigos con respecto a la importancia del estudio, las características de Dios y Sus buenos propósitos para nosotros se ajusta bastante al Cristianismo tradicional. Sin embargo, creo que también existen algunos puntos bajos en este capítulo, y ese será el tema del próximo post.





¡Comparte este post!

1 comentario: